Dodge ha programado tres grandes estrenos para 2022

El teaser del coche en cuestión apareció en un vídeo publicado en julio de 2021. Pero entonces el jefe de la compañía, sin entrar en detalles, prometió lanzar el primer muscle car eléctrico del mundo en 2024.

Durante el Salón del Automóvil de Los Ángeles, representantes de Motor Authority y Motor Trend hablaron con el director general de Dodge, Tim Kuniskis, y descubrieron detalles curiosos sobre los planes de la marca para los próximos años. Ya en febrero, el directivo afirmó que el motor V8 de 6,2 compresores había llegado a su fin y que, al mismo tiempo, se había disuelto la división SRT. Ahora Kuniskis ha aclarado el destino de los modelos con el prefijo Hellcat en el nombre: «Tendré este coche, esta plataforma, este tren motriz tal y como lo conocemos, a finales de 2023. Hay dos años más para comprar el Hellcat, y luego se convertirá en historia». Pero veremos el concepto de un muscle car eléctrico puro antes de lo que pensamos, en el primer trimestre de 2022.

Kuniskis atribuyó la desaparición de los poderosos ochos a la dificultad de cumplir con las normas de emisiones (CAFE) y a las multas que se avecinan (en agosto, el regulador NHTSA dijo que podría multar a Stellantis con hasta 609 millones de dólares). El primero en desaparecer de los Hellcats será el crossover Durango SRT Hellcat de 720 caballos, que es un modelo de 2021 exclusivamente.

El jefe de Dodge explicó que el concepto de 2022 será un coche totalmente funcional, capaz de una conducción dinámica. Así que no sólo veremos el prototipo de la apariencia del futuro «coche eléctrico» de serie, sino que también conoceremos las características técnicas. El jefe prometió revelar la tecnología original desarrollada para este modelo, que está patentada por el consorcio Stellantis. También se sabe que el modelo utilizará la plataforma eléctrica STLA Large, que da una referencia de 800 km de autonomía y una potencia (con dos motores) de hasta 660 kW (897 CV).

La semana pasada se presentó el Dodge Charger y el Challenger SRT Hellcat Redeye Widebody Jailbreak. Los motores 6.2 pasan de 808 CV a 818 CV (como el SRT Super Stock). Para ellos, se han eliminado las restricciones en las combinaciones de colores posibles. Y los tonos son siete para los asientos, las franjas de la carrocería y las llantas, seis para las pinzas de freno, cuatro para el volante, los cinturones de seguridad y las alfombrillas. Hay cinco versiones de insignias. Y eso sin contar la propia paleta de la carrocería.

Un toque interesante: en el morro del coche eléctrico aparecerá un distintivo triangular Fratzog, utilizado en los Dodge de 1962 a 1975. El distintivo Fratzog, con sus tres formas en forma de delta, según la idea de los diseñadores de entonces, evocaba asociaciones con la ingeniería aeroespacial y estaba pensado para llamar la atención sobre los modelos prometedores. Con el tiempo, este triángulo que se encuentra tanto en los propios coches como en los manuales de uso, se convirtió en una especie de símbolo de poder y excelencia de ingeniería. La transición a la era eléctrica es un buen motivo para recuperar esta marca histórica.

El Fratzog se utilizaba no sólo como emblema en la parrilla, sino también como botón de la bocina, placa de identificación en el portaequipajes o en la tapa del maletero.
El próximo año traerá dos estrenos más para la marca. Se trata del híbrido enchufable de Dodge que está en los planes para la preocupación. Su identidad no fue revelada por Kuniskis, pero mencionó que se trata de un coche nuevo, sin relación con los conocidos. Hay aún menos datos sobre el tercer estreno. El responsable de la marca sólo dijo: «Os va a encantar».

Todo forma parte del plan de dos años de Dodge denominado Never Lift (que aparentemente implica el deseo de no levantar nunca el pie del acelerador). Entre otras cosas, la empresa ha prometido dar «novedades de producto» cada tres o cuatro meses. Se anuncia el regreso de la marca de piezas de conexión directa para crear versiones de alto rendimiento de los coches sin violar la garantía de fábrica ni las normas de emisiones. Y también, la formación de una red de concesionarios Power Brokers para vender e instalar dichas piezas y conjuntos, paquetes de potenciación legal. De los 2.500 concesionarios actuales en EE.UU., 100 se convertirán en centros Power Brokers como parte del programa piloto, y más adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 3 =